ALCACHOFA

Es una hortaliza comestible, cuyas propiedades nutricionales y medicinales, la han convertido en una alternativa natural muy apreciada. Es utilizada para regular el organismo humano, así como también para prevenir y tratar múltiples dolencias.
Una de las características fundamentales de la ALCACHOFA es la acción depurativa de todos los sistemas orgánicos, en especial de la digestión y del hígado.


La ALCACHOFA protege el hígado y promueve su recuperación y reservación, en caso de daños ocasionados por enfermedades hepáticas como: hígado graso, ictericia, hepatitis, insuficiencia hepática y puede hacerlo, debido a la acción de uno se de sus principales componentes: la CINARINA, favorece la función biliar ayudando a la digestión y a la asimilación de las grasas. Por ello, colabora en el tratamiento de enfermedades como: indigestión, dispepsias o digestiones muy lentas ocasionadas por cálculos de vesícula y gases o flatulencias.
Los ácidos presentes en la Alcachofa, intervienen en su acción HEPATO-PROTECTORA. Es de destacar. Es de destacas su efecto COLERÉTICO, es decir, de estimulación en la producción de la bilis y en la expulsión de las grasas a través de la misma, a nivel digestivo, La Alcachofa es Benéfica por su gran contenido de fibra, la cual mejora sensiblemente los estados de estreñimiento crónico. Los estudios afirman que, en casos de hemorroides, cuyo origen es el mal funcionamiento del hígado, la Alcachofa es muy benéfica.


Por sus excelentes propiedades depurativas, La Alcachofa es útil en tratamientos para erradicar el acné, producido por mala circulación de grasas. Además, por ser baja en calorías y rica en fibra, La Alcachofa es un adelgazante natural.